Para la caracterización de los suelos para proyectos de energía o industriales, es necesario establecer dos parámetros de resistividad del suelo: la resistividad eléctrica y  la resistividad térmica

Resistividad Eléctrica mediante Soil Box.

Cuando no es posible realizar los ensayos de resistividad eléctrica  in situ mediante SEV o tomografías eléctricas, establecemos los valores de resistividad eléctrica en laboratorio  usando el Ensayo en Soil Box según la norma ATSM G-57 95a “Standard Test Method for Field Measurement of Soil Resistivity Using the Wenner Four-Electrode Method”.

Este ensayo consiste en la recreación de las condiciones originales del terreno dentro de una caja de metacrilato aislante de dimensiones normalizada con cuatro electrodos integrados. Los electrodos están situados a distancias normalizas, de manera que con un resistivímetro se obtiene el valor de la resistividad eléctrica en en ohm·cm. En definitiva, se trata de hacer un sondeo eléctrico en miniatura.

Estos ensayos se aplican entre otros, en los proyectos de Plantas Fotovoltaicas, en los que es necesario establecer el potencial de corrosividad del terreno (como  perfiles o tornillos metálicos que cimentan los paneles solares deben llevar algún tipo de protección catódica).

También ejecutamos ensayos de Soil Box para el diseño de puesta a tierra en plantas de generación eléctrica y subestaciones, de forma que se pueda conocer cómo se disipa la energía eléctrica en el suelo para, en caso de emergencia, poder derivar la corriente a tierra.

 

Resistividad Térmica mediante Therm Test.

En Orbis Laboratorio utilizamos el Método de la Aguja Térmica (MAT) para determinar la resistividad térmica de los suelos, o bien su inversa, la conductividad térmica.

Este método se basa en el principio de la evolución en el tiempo del calor emitido por una fuente lineal al insertarse en el seno de un material. La medida de la resistividad térmica del terreno se realiza de acuerdo a los estándares especificados por la guía ASTM D-5334  “Standard Test Method for Determination of Thermal Conductivity of Soil and Soft rock by Thermal Needle Probe Procedure”.

La medición de la resistividad o conductividad térmica se puede llevar a cabo tanto en el laboratorio como in situ. Orbis dispone de equipos de medida para poder ejecutar la medida de resistividad térmica en suelos, rocas, cementos y polímeros.

La resistividad térmica del terreno depende de su contenido de humedad, densidad, temperatura y composición, siendo la variable más influyente el contenido de humedad de la muestra. Por ello establecemos la determinación de la curva de resistividad térmica vs humedad (Thermal Dryout Curve) para el correcto diseño del relleno de las zanjas eléctricas.

 

Distribución del equipo TLS-100 de ThermTest Thermophysical Instruments.

Orbis Terrarum, como distribuidor de equipos geotécnicos, distribuye en España en exclusiva la sonda ThermTest TLS-100, un equipo canadiense portátil, de fácil uso y de alta precisión.

Página web del fabricante. Thermtest Thermophysical Instruments.

Brochure comercial del TLS-100

El equipo ThermTest TLS-100 está diseñado para cumplir las normativas ASTM D5334, ASTM D5930 & IEEE 442-1981, y se suministra con la aguja normalizada de 10 cm para materiales blandos (suelos, polímeros y líquidos viscosos) y una aguja opcional de 5 cm para materiales duros (roca, cemento).

El equipo registra electrónicamente todos los datos obtenidos, que se pueden volcar al PC de una manera fácil y rápida mediante USB o microtarjeta SD.

Si estás interesado en este equipo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.